Las infraestructuras verdes en las ciudades son una de las mejores soluciones para la mitigación del cambio climático

 

Cada vez se escucha más y más el concepto de Bosque urbano ¿Has oído hablar de este tipo de bosque? 

Se define como un bosque o una colección de árboles que crecen dentro de una ciudad, pueblo o suburbio. En un sentido más amplio, puede incluir cualquier tipo de vegetación vegetal leñosa que crezca en los asentamientos humanos y sus alrededores. Este concepto considera que el  papel de los árboles es una función esencial en la planificación de la ciudad y la infraestructura urbana.

Los bosques urbanos tienen muchas formas y tamaños diferentes e igual que en los bosques naturales hay infinidad de posibilidades. Incluyen parques urbanos, árboles callejeros, bulevares ajardinados, jardines, paseos fluviales y costeros, vías verdes, corredores fluviales, humedales, reservas naturales… 

 

¿Por qué son importantes los bosques urbanos?

 

Lo primero, es importante decir que estos beneficios son considerados siempre y cuando los bosques urbanos estén bien planificados y gestionados.  Entendiendo esto, se puede decir que tienen el potencial de: 

  • Amortiguar el estrés: Contribuyen a la salud física y mental de los habitantes, creando lugares que invitan a la actividad física.
  • Bajar las temperaturas mediante la sombra y la evapotranspiración 
  • Disminuir la carga de las infraestructuras hídricas tradicionales absorbiendo y filtrando las aguas pluviales 
  • Mejorar la calidad del aire 
  • Reducir el ruido 
  • Mejorar la calidad del paisaje y el atractivo estético
  • Ayudar a la cohesión de la comunidad fomentando la interacción social, creando una conciencia medioambiental 
  • Aumentar la productividad agrícola en la agrosilvicultura periurbana mejorando las condiciones del lugar y diversificando la producción de los pequeños agricultores 
  • Incrementar el valor de la propiedad y, por tanto, los ingresos fiscales municipales

En definitiva, los bosques urbanos son ecosistemas dinámicos que proporcionan beneficios a las personas y a la vida silvestre; ayudan a filtrar el aire y el agua, a controlar las aguas pluviales, a conservar la energía, a dar sombra y a proporcionar hábitat a animales. Añaden belleza, forma y estructura al diseño urbano. Al reducir el ruido y proporcionar lugares de recreo, los bosques urbanos refuerzan la cohesión social, estimulan la revitalización de la comunidad y añaden valor económico a nuestras comunidades. 

Todo ventajas ¿verdad?  Mientras buscamos remedios para la crisis climática, la silvicultura urbana seguirá siendo un componente clave de cualquier estrategia que busque maximizar los beneficios que proporcionan los árboles.

 

¿A qué retos se enfrentan los bosques urbanos?

 

En las ciudades las condiciones de crecimiento son mas difíciles que en un entorno natural. Los entornos urbanos crean condiciones difíciles para el crecimiento de los árboles: La exposición a los contaminantes, el espacio limitado por encima y por debajo del suelo inhiben la formación adecuada de las raíces y las copas …

El mantenimiento adecuado es fundamental para un bosque urbano próspero, pero exige tiempo, recursos y coordinación. En algunos casos, la responsabilidad del mantenimiento de los árboles y los bosques puede no estar clara debido a los escasos detalles sobre la propiedad de la tierra.

La presión por el desarrollo -ya sea en forma de expansión o de infiltración- suele provocar la pérdida de la masa forestal urbana y de espacios verdes en general.

Falta de comprensión por parte del público de los beneficios que aporta. 

 

Datos

Las ciudades ocupan menos del 3% de la superficie terrestre mundial, pero sin embargo consumen el 75% de los recursos naturales de nuestro planeta y generan más de la mitad de los residuos globales. Las previsiones de Naciones Unidas estiman que la población mundial llegará a 9.700 millones en 2050. Para entonces, casi dos tercios vivirá en ciudades y consumirá el 91% de los recursos mundiales. Estas cifras nos obligan a replantearnos las ciudades del futuro.

Si no queremos que la contaminación del aire se convierta en la principal causa ambiental de mortalidad prematura en el mundo debemos actuar ya.

 La FAO en un estudio,El estado de los bosques del mundo’, reflejó la importancia de que se incorporaran árboles y bosques en las ciudades, como forma de eliminar la contaminación y proporcionar beneficios para la salud de sus habitantes: Una ciudad necesita de los bosques urbanos para estar sana.

 

¿Conoces el Proyecto de La Gran Muralla Verde?

 

En 2007 la idea de La Gran Muralla Verde se dio a conocer como un plan de acción a medio/largo plazo para restaurar 100 millones de hectáreas . El proyecto actual, propone una extensión natural de la Gran Muralla Verde del Sahara y el Sahel para frenar el avance del desierto y ayudar en la lucha contra el cambio climático. Tendrá una longitud de unos 8 mil kilómetros y 15 km de ancho.

No se trata de construir muchos parques, sino pequeños bosques naturales que persiguen restaurar 100 millones de hectáreas de tierra degradada. Esta iniciativa consta de proyectos adaptados a los distintos territorios y contextos relativos a la conservación, el uso sostenible del suelo, la producción agrícola o la gestión integrada de los recursos hídricos.

Durante las últimas décadas, la degradación de la tierra por la sequía y el avance del desierto del Sáhara han obligado a gran parte de las poblaciones del Sahel a dejar sus hogares y con ello también el modelo económico de tipo agrícola y pastoreo. Por esto, la ambición de este proyecto va más allá de frenar la desertificación y busca mejorar la eficiencia de los rendimientos de los cultivos y pastos, y creando empleo,

 

 

¿Te animas a apadrinar un árbol?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies